El 1 de Mayo de 1986, la Unión Musical de San Fulgencio efectuó su primer desfile por las calles de esta localidad. Ese mismo día, el sueño de un hombre se vio realizado.

D. Rafael Belmonte fue una persona amante de la música y músico, que tocaba la caja en la banda de Rojales, y su mayor deseo era que San Fulgencio tuviera su propia banda “para no tener que traer a nadie de fuera”. Esa idea fue creciendo hasta que el 20 de Septiembre de 1983, reunió a un grupo de personas que compartían su ilusión. Y, ante el alcalde de aquel entonces, D. Manuel Bernabé, constituyeron la primera Junta Directiva de la Unión Musical San Fulgencio, cuyo fin era, según la propia acta fundacional, “la formación de un Banda de Música con niños de la localidad”.

Los primeros sondeos entre los padres y los niños fueron impresionantes: se reunió unos 50 educandos, que empezaron a recibir clases en los bajos del Ayuntamiento, actual Museo Arqueológico. Para instruirlos, Rafael propuso a la Junta Directiva un maestro de probada reputación: D. Ventura Cartagena Guirao, que aceptó encantado.

Un año después, D. Ventura consideró que los niños ya debían tener su propio instrumento. Los padres que quisieron que su hijo fuera músico pagaron su instrumento. El estudio de los muchachos se multiplicó. La Junta Directiva definió el uniforme y mandó bordar una bandera. Los educandos ya ensayaban desfilando para aprender a marcar el paso.

Y finalmente, el 1 de Mayo de 1986, en una ceremonia multitudinaria, el cura párroco de San Fulgencio D. Jesús bendijo la bandera de la Unión Musical San Fulgencio, que tuvo como Madrina a Doña Pura Sánchez, esposa de D. Rafael.

Y es a partir de ese momento que comienza la historia de nuestra Banda.

Los primeros años son de gran ilusión y trabajo. Los ensayos tratan sobre todo de marchas de calle: pasodobles, marchas de procesión,… La intención es, sobre todo, tener una banda para cubrir con la pompa necesaria cualquier acto popular: las procesiones, los pasacalles,… Pero sin descuidar otro elemento importante: los conciertos, que requieren de obras de mayor dificultad técnica y que permiten a los músicos mejorar en habilidad.

También es el momento de mayor actividad musical en las fiestas de las localidades vecinas (Rojales, Almoradí, Guardamar,…) y no tan vecinas (Elda, Caudete, Bullas,…). Ventura es un hombre conocido y con experiencia que se desvive para conseguir contratas para esta nueva banda.

Poco a poco, la banda va madurando. En 1993 la Unión Musical San Fulgencio se inscribe en la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana. Y Ventura cede su batuta en 1994 a D. Antonio García Gil, alumno suyo y primer músico de carrera y con Mención de Honor de la banda.

Antonio desea que la Unión Musical San Fulgencio no sólo sea reconocida por sus actuaciones de calle, sino también por su calidad interpretativa y la consecución de premios en certámenes y concursos. A partir de este momento, la banda empieza a prepararse y presentarse al Certamen Provincial de Bandas de Música organizado por la Diputación de Alicante y al Certamen Nacional Ciudad de Murcia.

El 1 de Mayo de 1999, el concierto de aniversario sirvió para homenajear y nombrar director honorífico a D. Ventura Cartagena.

En el año 2000, D. Rafael Belmonte expresa su deseo de que entre sangre nueva en la Junta Directiva, y es sustituido, con la aprobación de músicos y socios, por D. David Vives Gil, acompañado por toda una nueva directiva, formada en su mayor parte por músicos. En el año 2001, se realiza un concierto de homenaje a D. Rafael Belmonte y se le nombra Presidente Honorífico.

Este es un período de gran actividad musical: no sólo por las actuaciones de calle y los conciertos realizados en San Fulgencio, sino por los premios conseguidos en todos los certámenes en los que se participa.

El paso del tiempo no es ajeno al lugar de ensayo y donde dar clases. Los bajos del Ayuntamiento Viejo enseguida se quedan pequeños. Las clases se trasladan a lo que actualmente es el recinto de la “Expo”. Pero incluso eso se queda pequeño, y el Ayuntamiento cede el uso del antiguo Salón Cultural, puesto que tiene una gran sala. Sin embargo, el estado deficiente en que se encuentra obliga a David a solicitar repetidas veces al Ayuntamiento la construcción de una Academia de Música. A finales de 2001, dicho edificio fue derribado y en su solar se edificó el actual Centro de Música, inaugurado en 2003 por la alcaldesa Doña Trinidad Martínez.

En 2004, por motivos personales, David Vives deja su cargo de Presidente en manos de la Junta Directiva y los socios. En la Asamblea General de ese mismo año, se elige como Presidenta a Doña Rosa Mora Castell.

Rosa se enfrenta a dos dificultades: uno, la deficiente acústica del auditorio por problemas de resonancia; y dos, la banda se estaba quedando sin músicos, una situación que se inició en torno a 2003. Una generación de músicos había alcanzado la mayoría de edad y empezado a trabajar, y deja la banda, creando un vacío que tardará en llenarse.

Para resolver la primera cuestión, se iniciaron todas las gestiones necesarias para ejecutar un proyecto de insonorización y subvencionarlo.

Para reducir el segundo problema, se determina crear la Escuela de Solfeo para Adultos en las noches, para que los adultos con inquietudes musicales, pero que trabajan y tienen sus propias ocupaciones, puedan estudiar música e incorporarse a la Banda.

En 2005, Antonio García pone su puesto de Director de la Banda a disposición de la Junta Directiva, alegando que un cambio en la Dirección puede ser bueno para la banda.

Así, en el concierto de Navidad de 2005, hizo su presentación el nuevo Director, D. Germán Guillén Alcocer, natural de Bigastro. Germán presenta un programa de captación de educandos que da buenos resultados.

 En 2007, después de conseguir la instalación de un sistema de insonorización del Auditorio que mejora la acústica del mismo, Rosa deja el cargo de forma irrevocable antes de que termine su mandato de 4 años. Ante la falta de candidaturas, se crea una Junta Gestora, para gestionar el funcionamiento de la Unión Musical San Fulgencio durante un año.

Transcurrido ese tiempo, D. Raúl Mora Romero se presenta como candidato para acabar con ese clima de incertidumbre que reina sobre la Unión Musical. La Asamblea General lo nombra nuevo Presidente.

La intención de Raúl es que la Banda vuelva a convertirse en un referente musical, participando de nuevo en certámenes y concursos. Además, aumenta la implicación de la Banda con la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana, asistiendo a asambleas, cursos y, finalmente, colaborando con el Presidente de la Junta Comarcal de la Federación.

Gracias al trabajo de Germán y de todos los músicos, la Banda vuelve a presentarse al Certamen Provincial de Bandas de Alicante y al Nacional de Murcia. La Banda está recuperando su vigor.

Inesperadamente, en 2010, surge una oportunidad profesional única para Germán. Con gran pesar para la Unión Musical, éste deja su cargo como Director. Tras barajar la elección de varios candidatos a director, la Junta Directiva y los músicos eligen a D. José Ángel Martínez Martínez, natural de Ayora (Valencia) y joven director amigo de Germán.

La intención de José Ángel es continuar el trabajo de reforzar los vínculos entre los músicos y la mejora continua en habilidad y calidad de cada uno de ellos.

Y llega el año 2011. Ya han pasado 25 años. Pero el futuro nos aguarda con muchas más sorpresas y metas que cumplir.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.más información sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies